Bienvenido
a mi web
Nick:
Contraseña:
¿No estás registrado?
         

La soledad de los numeros primos

 

Valoración

Nota Final

Pasamos ahora a una novela de corte actual: La soledad de los números primos, de Paolo Giordano, un joven licenciado en física teórica que ha ganado con su opera prima el premio Strega de literatura, uno de los más prestigiosos de Italia.

En ella se narra la historia de Alice y Mattia: unidos por una experiencia traumática durante su infancia, que forja de manera profunda su personalidad, surcan la cruel adolescencia envueltos en sus sentimientos, pensamientos, realidades… pero siempre tomando caminos paralelos, manteniendo una distancia que les permita estar cerca y lejos a la vez. Ya en la edad adulta, continúa esa tensión que les convierte en seres únicos y excepcionales, alejados de un mundo que avanza y que les resulta extraño y hostil.

El intimismo que adquieren los protagonistas durante el transcurso de los años tan bien secundado por la aportación del resto del reparto crean una atmosfera en la que el lector puede llegar a reconocer pequeños retazos de su propia vida. No obstante, tiene en su contra que el tratamiento de algunos temas puede resultar tópico y muy empleado en otros muchos libros pero… ¿quién no se ha sentido incomprendido alguna vez?, todo el mundo ha tenido en algún momento esa sensación de aislamiento, y es esa sensación la que Giordano ha sabido transmitir a través de las páginas.

Gracias Patri por dejármelo porque he disfrutado mucho con su lectura y se lo recomiendo a todo aquel que en alguna ocasión se ha sentido tan “especial” como lo son los números primos.

85
Lo mejor
-Todo el mundo conoce algún número primo
Lo peor
-La soledad no suele atraer como lectura
-¿Novela romántica para adolescentes?
 
Autor:
Paolo Giordano
Publicación: 2008
Nº Paginas: 268
 
Sinopsis
Análisis
Existen entre los números primos algunos aún más especiales. Son aquellos que los matemáticos llaman primos gemelos, pues entre ellos se interpone siempre un número par. Así, números como el 11 y el 13, el 17 y el 19, o el 41 y el 43, permanecen próximos, pero sin llegar a tocarse nunca. Esta verdad matemática es la hermosa metáfora que el autor ha escogido para narrar la conmovedora historia de Alice y Mattia, dos seres cuyas vidas han quedado condicionadas por las consecuencias irreversibles de sendos episodios ocurridos en su niñez. Desde la adolescencia hasta bien entrada la edad adulta, y pese a la fuerte atracción que indudablemente los une, la vida erigirá entre ellos barreras invisibles que pondrán a prueba la solidez de su relación. La sutileza de los rasgos psicológicos de los personajes, así como la hondura y complejidad de una historia que suscita en los lectores las reacciones mas variadas, resaltan la admirable madurez literaria de este joven autor a la hora de asomarse, nada mas y nada menos, a la esencia de la soledad.
Personajes
Alice y Mattia, Mattia y Alice, tan lejos y a la vez tan cerca es la frase que mejor resume su relación. Sus rasgos están tan bien definidos que en alguna ocasión te sientes identificados con ellos. Además, la personalidad de secundarios como Denis, Viola o Pietro ayudan a profundizar en el concepto de soledad reinante en toda la historia.
88
Argumento
Dos historias que se intercalan en tramos de apenas 6 páginas muestran la infancia, adolescencia y madurez de los personajes. Llega un momento en que se funden en una, mostrando los momentos más críticos de la trama, pero al término una distancia par hace que su mundo se divida, llevándolos por caminos separados en un final claramente abierto.
80
Poder Adictivo
Un lenguaje sencillo, un tempo adecuado y el detalle en las descripciones hacen que la obra sea muy amena de leer, tranquilito en casa. Ese halo de melancolía que deja el autor en sus páginas te hace seguir muy de cerca la evolución de los personajes.
82
Nota Usuarios (4)
8.0
Valora este libro
DEBES ESTAR REGISTRADO
Mostrar análisis por:

  COMENTARIOS (12) agregar un comentario
Cracklos
24/04/09 (11:06:59)
Leyendo aquí el Qué! en mi solitario despacho descubro que La Soledad de los Números Primos es el tercer título más existoso de las últimas semanas. Me ha sorprendido y me han entrado unas ganas enormes de leerlo la verdad.
Ya te lo pediré San.
     
Sagatos
19/04/09 (23:19:39)
Richey ¿como era?
¡Oh, ese comentario me ha hecho daño! (chu chum chun CHUCHUM) xD

¿Que Hawking ha destruido qué? No digas esas cosas que me da pereza desmentir y/o confirmar ese tipo de temas.


Claro que una cosa tira mas que la otra, pero ello no implica que un científico no sepa expresar sentimientos. Te invito a leer el libro y te sorprenderá que, sin ser Zola, sabe expresar y transmitir mejor que otros humanistas.

Un saludo.
     
terecuhe
19/04/09 (22:23:58)
Y si Zola hubiese estudiado una carrera de las llamadas "humanidades" tampoco lo hubiese escrito.
El talento humanístico es un don innato de ciertos seres humanos, por supuesto que se puede cultivar, pero las semillas no se encuentran en la universidad.
Y no son dos mundos, nos iría mucho mejor si tuviesemos una visión unitaria de las cosas.
¡Volvamos al Renacimiento!
     
Richey
19/04/09 (18:30:41)
Los autores que citas anónimo, tu mismo has dicho que eran más literatos que científicos. Tener formación científica no significa no ser humanista si le has dedicado la mayor parte de tu vida a ello.

Yo lo único que se es que Hawkings jamás llegará a describir la naturaleza muerta que Zola sí que sabía transmitir. Como tampoco Zola sabría destruir la teoría de la relatividad.

El análisis de Santos es bueno, sólo que he suscitado un debate muy presente en la sociedad. Y aunque sea una división burocrática, en el interior de las personas hay una división ciencias/letras que sabéis que existe.

Yo he estado en los dos mundos, hasta bachillerato en ciencias, y después en letras puras. Creo que al final, aunque de vez en cuando siga metiéndome en cuestiones de divulgación científica, una cosa te tira más que la otra.
     
Anónimo
18/04/09 (19:51:00)
Richey parece mentira que no sepas que la separación entre "ciencias" y "humanidades" responde a una organización meramente burocrática de los estudios con la que por supuesto, no estoy de acuerdo.
Necesitas ejemplos de científicos escritores: Pío Baroja, León Felipe, Johann Wolfgang von Goethe, Fiódor Dostoyevski, Antón Chéjov. De acuerdo, eran más escritores que científicos y es por lo que han pasado a la historia, pero todos ellos estudiaron ciencias.

Me encanta el análisis, muy muy bueno, enhorabuena Santos.
     
Richey
18/04/09 (17:05:32)
El dire tenía más humanidad de la que creíais. Pero dime, ¿Qué profesor de ciencias que hayas tenido, es más sensible que uno de letras, y no vale el M.Ángel.
     
Sagatos
18/04/09 (12:15:51)
"Yo creo que los humanistas son más sensibles que los científicos" (extraido del manual de cómo animar una página web)

¡Que no hombre que no! Que no tiene nada que ver que unos lean unas cosas y otras cosas, que eso va dentro de cada persona.

O si no recuerda la "humanidad" del dire al mas puro estilo Terminator.
     
Richey
17/04/09 (20:49:41)
Quien dice la carretera de Loeches puede ser la de Alcalá XD.

Yo creo que los humanistas son más sensibles que los científicos.
     
Sagatos
17/04/09 (16:44:19)
Claro Richey y también por la carretera de Loeches es donde vive la chica de la curva ¿no? xD

Como bien sabes la sensibilidad de una persona no depende de lo que estudie. No es Antonio Gala pero para mi gusto se defiende muy bien.
     
Richey
16/04/09 (20:35:04)
Hola Santos, no conozco este libro, pero parece que tiene buena pinta. Eso sí, un físico hablando de sentimientos. Ya me lo imagino:

"Y los vectores se interpolaron en en un eje XYZ para realizar mecánica de fluidos."
     
Sagatos
16/04/09 (16:29:53)
Me alegro que te haya gustado (aunque ya se que solo lo haces para darme bola xD)

Y me duró apenas 5 días, es que en Sevilla uno esta muy ocioso...
     
Cracklos
16/04/09 (10:10:54)
Joe San me alegra comprobar tu espectacular evolución en esto de comentar novelas. Ésta que nos brindas esta vez es digna de cualquier revista especializada.
Nunca había oído hablar de este book. Me gusta mucho la alegoría que hace de los números primos. Y un 82 de poder adictivo nada desperciable.
Por cierto una question: ¿en cuánto tiempo te lo léiste?
Byess